Ingresar

Noticias Nacionales

Subscribe to canal de noticias Noticias Nacionales Noticias Nacionales
Noticias del Perú, sin trampas ni vivezas criollas
Actualizado: hace 19 horas 17 mins

Estafadores usan foto de nutricionista para vender productos que dañan la salud

Marzo 25, 2021 - 00:05

El decano nacional del Colegio de Nutricionistas del Perú (CNP), Antonio Castillo, denunció que inescrupulosos han usado su foto para vender gotas que prometen bajar de peso en corto tiempo sin dietas ni ejercicio físico. En ese sentido, Castillo señaló que esos productos “afectan la salud ya que no tienen base científica ni regulaciones en su elaboración”.

Al momento de ingresar a los enlaces que se adjuntan en las publicaciones hechas por las cuentas Mbisti Studio, Nice Dream Shop y Proton, se observa primero un artículo que muestra un producto en forma de gotas como una solución para combatir el sobrepeso y la obesidad. Según el texto, la fórmula “acelera el metabolismo, quema la grasa, restaura la actividad del sistema endocrino […] y suprime el hambre”.

Para Antonio Castillo, que es nutricionista especializado en salud pública, esa información es falsa, puesto que no hay evidencia científica que respalde el uso de pastillas, batidos o sustancias para bajar de peso, “lo correcto que las personas acudan a los nutricionistas, la o el profesional te evaluará y prescribirá un plan de alimentación basado en tus necesidades y acorde a tu situación económica”.

El consumo de este tipo de productos contribuye a la malnutrición, los desórdenes alimenticios y otras enfermedades crónicas, señala Castillo. Por tal motivo, recomienda buscar la orientación de un nutricionista y verificar su número de colegiatura en su sitio web (https://bit.ly/3lO7vte). “Nosotros [los nutricionistas] estamos preparados científica y técnicamente para tratar problemas nutricionales de las personas, recuerden que la Nutrición es una ciencia y no el resultado de una creencia o anécdota” agregó. 

El decano del CNP informó que su gremio presentó el Proyecto de Ley del Ejercicio Profesional del Nutricionista (http://bit.ly/3aVsMwm) para fortalecer su profesión y evitar el intrusismo profesional (cuando una persona realiza actividades que no corresponden a su preparación o competencias). En palabras de Castillo “la iniciativa de ley ha sido dictaminada en la Comisión de Salud y Población del Congreso de la República, ahora necesitamos que se aprueba para garantizar el acceso a las familias peruanas el acceso a los servicios de salud en materia de Nutrición”.

Gamarra se recupera en UCI

Marzo 9, 2021 - 20:09

El centro comercial más grande del Perú sufre, en esta pandemia, uno de sus momentos más difíciles. Vive una situación de crisis espantosa, tanto que los dueños se han visto obligados a ser jaladores, vendedores y muchos de ellos tuvieron que cerrar sus tiendas.

En la cuarentena por la segunda ola del coronavirus han perdido sus puestos de trabajo más de 50 mil comerciantes. Un duro golpe a la economía de miles de familias.

El centro comercial, antes de la cuarentena, generaba 1000 millones de soles en impuestos al Estado, además de 50 millones de soles de impuestos al distrito de La Victoria, dando trabajo directo a 100 mil comerciantes que sustentaban a su familia y 32 mil microempresas formales, sin contar el millón de puestos trabajos indirectos que generaba el mayor centro textil del país.

En Gamarra, hasta diciembre del año pasado, solo el 50 % de las microempresas pudieron salir a flote y la otra mitad, simplemente, quebró, cambió de rubro o no tuvo los 5 mil soles que se necesitaba para garantizar los protocolos de bioseguridad. Se han perdido más de 50 mil puestos de trabajo y el menos del 20 % de empresas están activas en estos momentos.

Entre la queja de muchos microempresarios fue el bono Reactiva Perú que solo benefició a las grandes y medianas empresas, las cuales tienen una liquidez mayor y podrían resistir los estragos de esta pandemia.

La Municipalidad de La Victoria hace su esfuerzo por mejorar las cosas en este centro comercial, ordenando, organizando a los comerciantes; pero no es suficiente.

Hace dos semanas, el gobierno aprobó el Fondo de Apoyo Empresarial La Micro y Pequeña Empresa (FAEMYPE) que dispone 2000 millones de soles para préstamos mediante la Corporación Financiera de Desarrollo (Cofide) o directamente a los bancos.

Uno de los afectados indirectamente por la crisis de Gamarra es el empresario Rodny Espinoza Corcuera, quien dijo a EL PERFIL que la situación afecta al comercio en todo aspecto, no solo por el miedo a la inversión que genera el alza de los precios, sino también porque las personas ya no compran como antes.

“Si aumentamos el precio de mis productos, los clientes ya no me comprarán porque se sale del presupuesto que destinan hacia ese gasto. Eso es con respecto a la prenda, ahora súmale el gasto del delivery que tienen que cubrir. Además, no hay preparación ni capacitación para tener eficacia en el comercio electrónico (ecommers). No solo es inversión de dinero, sino también invertir en capacitarnos”, dijo.

En diálogo con este medio, Richard Foroca, presidente de la Sociedad Nacional de PYMES, mencionó que las disposiciones de seguridad, “a veces, no tienen sentido porque te indican que solo puede usar el 20% de aforo de tu establecimiento, pero esta cifra se cubre solo con dos vendedores”. “¿Quién, entonces, te va a comprar?”, reflexionó.

Foroca señaló también que es necesario que ya no se importe más prendas chinas porque perjudica a la producción nacional. Pidió a las autoridades que tomen medidas para que no ingresen más productos extranjeros a bajos precios. “Esto no ayuda a reactivación de la empresa nacional”, sostuvo.

El primero de marzo se levantó la cuarentena en Lima Metropolitana y Gamarra empezó a abrir sus puertas; pero está agonizando y necesita el apoyo de todos los sectores para que vuelva a ser el mismo centro comercial que era el ejemplo de empuje en la economía nacional.

El compañero Moflete

Marzo 6, 2021 - 23:25

Mi hermana menor se llama Ángela, tiene 15 años y se pasa más de 4 horas diarias revisando videos en YouTube, especialmente el canal de Animal Planet. Su secuencia favorita es Doctor Jeff. Ahí conoció a una especie de ave que alegraría sus tardes. Empezó a investigar todo sobre las cacatúas ninfas y descubrió que, por naturaleza, son cariñosas; además, podrían llegar a pronunciar palabras cortas o notas musicales.

Después de investigar todo acerca de las ninfas, en enero del 2020, Ángela tenía clara la idea del regalo que deseaba para sus 14 años. Ella es amante de los animales. Recuerdo que para cada cumpleaños pedía una nueva mascota: tortuga, mono, erizo, peces, hámster y su loca idea de criar a una serpiente Pitón. Le habían comprado algunas de estas mascotas, de las tantas que quería y esta vez no sería la excepción.

Dos días después de su cumpleaños fueron en busca de su regalo. Le ofrecieron comprarle ropa o alguna otra cosa, pero ella ya había pedido una ninfa como regalo y mamá sabía que quitarle esa idea de la cabeza era casi imposible. Así que esa misma tarde fueron al Centro de Lima en busca de la mascota. Compraron una cacatúa ninfa machito, pero al ver el tamaño de la jaula, Ángela se puso a pensar y pidió una compañera para que su ninfa no se sienta solo. Ella estaba contenta con los nuevos integrantes de su familia, empezó a buscar algunos juegos o decoraciones hechos de madera, para hacerle lo mismo a sus nuevos engreídos.

 Al poco tiempo dictaron cuarentena por la maldita enfermedad COVID-19 que acabó y sigue acabando con la vida de tantas personas.  Su única distracción, al no poder salir de casa eran sus animalitos. Todas las tardes, se le veía con un pincel y una tempera en mano, pintando las maderitas y chapitas que había conseguido para sus mascotas.

Dejando un día, Ángela sacaba a las ninfas de su jaula y los ponía en la sala para que se distraigan. Eran muy tiernos y graciosos, caminaban tranquilamente por toda la sala, pero de la nada volaban y se paraban en el hombro o en la cabeza de su dueña. A veces, ella se ponía a pintar o a dibujar y ellos agarraban sus colores para morderlos o se los llevaban en su piquito para otro lado. Ellos le ayudaron a que no se deprimiera o se sintiera estresada en temporada de pandemia.

Ella siempre investigaba todo referente a sus engreídos y cada noche, antes de irse a dormir, tapaba la jaula con una manta y cubría todo lugar por donde pasara luz, también sacaba el pocillo con agua porque la humedad los enfermaba. Pero, a los tres meses murió la hembrita. Su muerte fue rara o al menos nadie supo por qué ocurrió.

Ángela cada mañana se levantaba y destapaba la jaula para acariciar a sus ninfas. Esa mañana del miércoles, fue de gris. Ella al levantar la manta, vio a la hembrita tirada en la jaula y con un ala hacia arriba. Rompió en llanto, de tal manera que cualquiera que la hubiese visto habría pensado que había fallecido un familiar. Yo aún estaba durmiendo, cuando de repente escuché sus llantos y la vi parada en la esquina de mi cuarto, cubriéndose la boca con sus manos. Lo primero que pensé, fue que algo había pasado con mamá, me levanté de un solo salto y le pregunté qué había pasado. Ella señaló hacia la jaula sin parar de llorar, me acerqué y entendí el motivo de sus lágrimas. Me puse a llorar con ella, porque entendía su dolor. Era raro en mí, porque al inicio me interponía a que le compraran, pero con el tiempo me encariñé.

Mamá llegó del mercado y nos encontró a las dos llorando. Pensó lo mismo que yo, que algo malo había pasado con un familiar. Ella sin saber el motivo de nuestras lágrimas, quería llorar porque imaginaba lo peor, pero me tranquilicé y le expliqué. Mamá se acercó a la jaula y se dio cuenta de algo que nosotras no nos habíamos percatado: la ninfa hembra aún seguía respirando. La agarró, la envolvió con una chompa y le empezó a dar respiración boca a piquito. Le dio de tomar un poco de agua de manzanilla, intentó de todo para salvarla, pero fue en vano. Talvez, si nosotras hubiéramos reaccionado de manera distinta la hubiéramos salvado.

A los dos días después de que Ángela perdió a una de sus mascotas, empezó a buscar nombre para el engreído que quedaba, pues con la emoción, se había olvidado de ponerle un nombre. Tenía varias opciones, la primera que pasó por su mente fue Ryuk, nombre de un personaje de su serie favorita Death Note, luego pensó en Dracary, nombre que sacó de la película Juego de Tronos; pero no se decidía. Luego quiso ponerle un nombre de acuerdo con la característica de su ninfa, el color anaranjado casi rojizo por sus orejas, lo hacen especial. Averiguó que a esa singular característica se le dice mofletes, es por eso por lo que decidió llamarlo así: Moflete. Es una ninfa macho, tiene una máscara facial amarilla que llega hasta la raíz de la cresta y que se vuelve grisácea hacia las puntas, su cuerpo es de color amarillo, pero bien bajito, de lejos parece un poco blanquizco.

Moflete cada vez que escucha un silbido, piensa que lo están llamando y enseguida empieza a silbar o a gritar agudamente. Por naturaleza, las ninfas son ruidosas. Cuando Moflete llegó a casa, tengo que admitir que no estaba de acuerdo, porque ya teníamos tres mascotas, dos perritos, Osa y Scott, y un gatito macho, llamado Mishi. Tener una mascota más aumentaba la responsabilidad. Con el tiempo cambié de parecer, Moflete ahora es bienvenido en mi cuarto. En las tardes, Ángela lo pone encima de la cama, juega por todos los rincones, hasta vuela por el ropero. Muchas veces se orina, pero Angela siempre está al pendiente para limpiar.

Los animales juegan un papel importante, hasta el animal más minúsculo cumple un rol en el planeta. También nos han servido como alimento, y qué rico los disfrutamos; algunos de ellos son platos típicos del Perú, como un rico arroz con pato o un cebiche. Algunos animales se han convertido en platos especiales para un fin de semana, como carne asada, chancho al palo o un provocativo y delicioso pollo al cilindro. Si mencionáramos cada plato apetitoso que se puede preparar con algunos animales, nos quedaríamos cortos y también con un gran antojo. 

 Los animales también nos derivan alimentos, como la mantequilla, la leche, el queso, huevo, yogures, etc. Muchos de ellos sirven para mantenernos bien de salud y tener buenas defensas ante cualquier enfermedad. Si los animales no existieran, no habría una buena alimentación.

Los animales carroñeros, como, el cóndor, los buitres, las águilas, las hienas, etc.  mantienen el ecosistema limpio de toda materia en descomposición, eliminan los restos orgánicos, evitando los microorganismos perjudiciales para el entorno. Hasta los animales que muchas veces consideramos insignificantes, como las lombrices de tierra, enriquecen el suelo manteniéndolo fértil: son esenciales para el equilibrio de los ecosistemas. Las moscas, son especies que convierten la materia fecal en materia orgánica, también son útiles como alimentos de otros animales.

Las abejas, que muchas veces al verlas corremos o las esquivamos por miedo a que nos piquen, son necesarias. Aparte de que nos proporcionan miel, son los polinizadores más importantes del planeta, una cuarta parte de las especies vegetales que florecen dependen de ellas.

El uso de las pieles de animales es un tema controversial. Es algo indignante que los animales salvajes sean sacrificados solo para generar dinero, provocando la extinción de varias especies, mientras que otras se encuentran en peligro de desaparición. Todos los animales de cualquier especie cumplen una función y muchas veces, acabamos con ellos, contaminándolos o matándolos sin razón alguna.

Tener una mascota como miembro de nuestra familia es una gran responsabilidad, pero también nos llenan de felicidad. Los científicos descubrieron que cuando se acaricia a un animal doméstico, el cuerpo libera oxitocina, una hormona que tiene un efecto calmante en el cerebro, ya que reduce el estrés y la ansiedad. Estudios clínicos también muestran que los dueños de mascotas tienen niveles más bajos de cortisol, la hormona del estrés, y esto es bueno para la presión arterial. Además, ellos con sus ocurrencias logran sacarnos más de una sonrisa. Es el miembro de la familia que nos llena de amor cuando llegamos de algún lado, como los perritos que se nos lanzan encima, nos mueven la colita o quieren nuestra atención para jugar. Nos hacen sentir queridos, mostrando que nuestra compañía es importante para ellos.

Los que tienen mascotas, raras veces se sienten solos. Alimentar y cuidar a los animales fomenta la empatía, la compasión y la responsabilidad. Por lo tanto, pasar una infancia en contacto cercano con animales no solo es beneficioso para el aspecto psicológico, también nos ayuda en la vida, porque con ellos aprendemos a tener más humanidad.

Así como los animales son importantes para nosotros, los humanos también somos importantes para ellos, porque, nosotros cuidamos de ellos. Sin los humanos los animales no sentirían el afecto de tener una familia, algunos de ellos se mantienen con vida gracias a nosotros, porque muchas veces lo criamos desde nacidos. 

En esta temporada de pandemia, los animales ayudan a que este aislamiento, sea menos estresante, así como Moflete ayuda a Angela. Sin él, estoy segura de que ella se aburriría, estaría deprimida y pasaría más tiempo del que pasa ahora con el celular, lo cual también es perjudicial para la salud de los niños y adolescentes. Estos menores se encuentran en una edad con difíciles cambios, por ello, el tener una mascota en la que puedan mantener su atención y que sea su responsabilidad, les ayuda a tener compromiso. No solo Moflete ayuda a que Angela se sienta mejor. Osa, Scott y Mishi también le dan felicidad, con sus travesuras y ocurrencias.

Los animales nos llenan de amor, así como también sienten cuándo estamos tristes y enfermos. Nos quieren. En el caso de Moflete, aunque a veces con su grito nos asusta o muchas veces ensucia la sala, nos da mucha alegría cuando camina o vuela por la casa.

Aprendamos a cuidar y valorar la vida de los animales. Algunas veces pueden hacernos renegar o desordenar la casa, pero siempre recordemos que pase lo que pase, ellos de alguna manera u otra nos hacen sentir su presencia y nos brindan su apoyo. Si tienes al lado a tu mascota, abrázala y hazle sentir cuanto la quieres, no olvides que ellos nunca te dejarán y, hasta que Dios lo permita, siempre estarán ahí.

Bolsas de cemento deben pesar 25 kilos como máximo, ¡no más!

Marzo 1, 2021 - 22:46

La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) relanzó en todo el país la campaña “25 kilos, ¡no más!” para que las bolsas de cemento pesen 25 kilos como máximo y así evitar las enfermedades musculoesqueléticas por la carga de peso excesivo.

“Los trabajadores se lesionan por las bolsas de cemento de 42.5 kilos. Luego, la industria de la construcción no los contrata porque estas enfermedades impiden que aprueben los exámenes médicos”, afirmó Luis Villanueva, secretario general de la FTCCP.

Villanueva Carbajal recordó que el Reglamento de Seguridad y Salud en el Trabajo del Sector Construcción, aprobado por el Ministerio de Trabajo mediante el Decreto Supremo 011-2019-TR, advierte, en su artículo 15 inciso n, que es obligación del trabajador “No levantar cargas que excedan los pesos máximos establecidos en la R.M. N° 375-2008-TR, ‘Norma básica de ergonomía y de procedimiento de evaluación de riesgo disergonómico’”.

“Esta Norma señala 25 kilos como máximo para hombres y 15 kilos para mujeres, para reducir el riesgo de enfermedades musculoesqueléticas hasta en un 85%”, informó.

Asimismo, recalcó que el artículo 14 de esta Norma señala que si en una obra se ve una condición insegura, el trabajador debe optar por la paralización de labores. “Una condición insegura es la carga de peso excesiva”, aseguró.

El dirigente sindical advirtió que los trabajadores, por cargar pesos excesivos, sufren lumbalgias, roturas musculares, escoliosis, hernia discal, entre otras enfermedades. Todo ello, más el deterioro pulmonar debido al sílice del cemento, empeora la calidad de vida del trabajador en el tiempo.

“Las cementeras deben cumplir con la norma del Ministerio de Trabajo para evitar las enfermedades musculoesqueléticas en construcción civil”, finalizó.

Nadie sabe cuándo se irá el virus, pero cuando esto acabe…

Febrero 24, 2021 - 22:14

Cuando todo esto acabe, iremos por el café que quedó pendiente. Cuando todo esto acabe, te daré el abrazo de cumpleaños que no pude. Cuando todo esto acabe, te dejaré las flores más bonitas y te despediré como lo merecías. Cuando todo esto acabe, los niños volverán a llenar de alegría los parques. Cuando todo esto acabe, volverán los almuerzos familiares. Cuando todo esto acabe volveremos a cruzarnos por los pasillos de la universidad o de la escuela. Cuando todo esto acabe: luces, cámara, ¡acción! La obra habrá comenzado para el público expectante. Cuando todo esto acabe, las noches volverán a tener vida y la música y el baile no faltarán. Cuando todo esto acabe, tomaré el primer bus o avión, camino a la aventura. Cuando todo esto acabe.

Cuando creíamos que solo la tecnología había cambiado la manera de comunicarnos, surge un virus, desata una pandemia y de pronto todo cambia en nuestras relaciones humanas. No estaremos a menos de un metro de distancia del otro, saludaremos con un gesto porque no estrecharemos las manos, ni mucho menos nos daremos un beso en la mejilla, y con suerte, para poder conversar, tendremos que usar la incómoda mascarilla y hablar un poquito más fuerte porque no se logra escuchar a esa distancia. Eso, si es que no nos conformamos con una plática por Zoom o videollamadas desde la comodidad de cualquier parte de la casa, porque, claro, no podemos salir.

“Cuando todo esto acabe” nos repetimos imaginando un futuro sin pandemia ni coronavirus. Desde aquel 15 de marzo del 2020, el aislamiento social obligatorio se ha convertido en una nueva forma de vida para los peruanos; fechas antes o después para el resto del mundo. El virus surgido en Wuhan, en China, sigue arrasando a nivel mundial y se ha llevado a muchos de los nuestros, para ser más específicos: hasta el martes 23 de febrero, han fallecido dos millones 474 mil 437 personas desde el anuncio oficial de la Organización Mundial de la Salud sobre la aparición de la enfermedad en el país asiático en diciembre de 2019.

Cuando todo esto acabe, volveremos a sentir la brisa del mar y valoraremos, por un instante, lo buena que es la naturaleza a pesar de destruirla. Cuando todo esto acabe, volverán las risas y charlas entre mujeres en los salones de belleza: “mi hija ya se va a graduar”, “mi hijo está trabajando en esta empresa, le va muy bien”, se escuchará mientras se hacen la manicure o cambian el estilo y forma de su cabello. Cuando todo esto acabe, los restaurantes volverán a llenarse de sabor y compañía, disfrutaremos ese delicioso plato en familia o entre amigos, mientras destapamos una Inca Kola heladita.

La COVID-19 no es la única enfermedad contra la que luchamos. El ser humano, social por naturaleza, como lo predicaba Aristóteles, está siendo limitado en su misma condición natural. Estamos siendo sometidos a un aislamiento y a la no interacción con otros seres para preservar nuestra existencia. La cuarentena obligatoria ha significado un cambio radical en nuestras vidas y ha afectado directamente a la salud mental. Solo en el Perú, entre el mes de marzo y octubre del 2020, el Sistema Nacional de Defunciones (Sinadef) reportó 432 suicidios, de los cuales, 70 fueron de menores de 18 años, a causa de depresión y ansiedad originadas por el fallecimiento de un ser querido a causa del virus, la separación física de un familiar infectado, la angustia por la pérdida de trabajo y una situación económica dejada a la suerte, entre otras.

Si la primera cuarentena del año pasado, más estricta que la de ahora, nos llevó a incursionar en la cocina, la música, el cine, el ejercicio físico y desarrolló las habilidades de negociante y emprendedor que creíamos ocultas o inexistentes, esta segunda cuarentena nos ha encasillado en dos maneras de pensar totalmente opuestas: no servirá de nada o seguiré cuidándome. Curioso es, que cuando el presidente Francisco Sagasti nos anunció el segundo periodo de aislamiento social obligatorio aquel 26 de enero, nuestro miedo y “angustia colectiva” nos llevó a repetir los mismos errores: largas colas en los supermercados para abastecernos de alimentos y aglomeración para la compra de papel higiénico.

Cuando todo esto acabe, volverán los días de ferias, fines de semana en familia yendo a ver qué cosas curiosas hay para comprar. Cuando todo esto acabe, los músicos de la calle entonarán melodías en los buses o en las esquinas de las principales avenidas. Cuando todo esto acabe, saldremos por ese partido de fútbol que quedó pendiente en la canchita del barrio. Cuando todo esto acabe, los estadios volverán a sentir la pasión de los fanáticos que, a una sola voz, dejan suspiros por sus equipos de toda la vida. Cuando todo esto acabe, cantaremos juntos en el concierto de nuestro artista favorito.

“La gente no aprende”, “En lugar de hacer colas deberían comprar a las bodegas”, “Como si el papel higiénico nos fuera a salvar del virus”, “En este país o me muero por el virus o me muero de hambre” son algunas de las frases vistas en redes sociales cuando los grandes medios de comunicación comenzaron a dar aviso de la situación.
Se nos acabaron las ideas para sobrevivir a tiempos de pandemia. El arte sigue siendo ayuda y refugio para muchos. Y el Gobierno, en sus pocos aciertos, también: a cuatro días de anunciada la segunda cuarentena, transfirió 70 millones de soles a diversas regiones del Perú con el objetivo de fortalecer los servicios de salud mental. Además, 15 días después, el 10 de febrero, Perú declaraba la salud mental como necesidad e interés nacional mediante la Ley 31123.

Cuando todo esto acabe, danzaremos con trajes típicos multicolores haciendo honor a nuestra riqueza cultural. Cuando todo esto acabe, volverá el sentimiento de orgullo que inunda de patriotismo los desfiles cada 28 de julio. Cuando todo esto acabe, la tradición y nuestra historia nos devolverán la alegría en los carnavales peruanos. Cuando todo esto acabe, con esperanza, elegiremos a gobernantes que sí nos representen, que en la crisis no nos den la espalda; y la corrupción dejará de ser el rostro viejo y deformado de nuestro país.

Pero sin duda, cuando todo esto acabe, el virus dejará de llevarse a los nuestros; cuando todo esto acabe, no perderemos más héroes de bata blanca que pusieron el hombro por su país y le dieron lucha al virus. Cuando todo esto acabe, al menos, no tendremos que comprar el aire que respiramos.

“Mi motor para seguir adelante son mis dos hijas, quiero que sean mejores que yo”

Febrero 22, 2021 - 13:13

La señora Elizabeth es una de las mil mujeres peruanas que, solas, sin bono y sin ningún tipo de ayuda estatal, sacan adelante a sus familias en plena pandemia. Ser la cabeza de un hogar y sin ayuda de una pareja, no es fácil y más aún cuando se trata de dar lo mejor para sus hijos. Elizabeth tiene dos hijas.

Ella, como muchas madres, se buscan el pan de cada día con el sudor de su frente, durmiendo solo 5 horas y esforzándose el doble. Ella es un ejemplo más de las mujeres que demuestran que solas pueden hacer mejores cosas que mal acompañadas. Pero esto no quiere decir que ellos no son necesarios. Hombre y mujer se complementan, pero si ellos fallan, ellas pueden solas. También hay casos de muchos hombres buenos que solos sacan adelante a sus familias; pero ahora veamos la historia de Elizabeth.

Elizabeth se levanta a las 6 de la mañana, se sienta sobre su cama y se persigna con cuidado y ritmo, como si agradeciera, como si pidiera un milagro. Se lava bien las manos y se coloca la mascarilla. Su despertador es el señor que le trae el pan francés por las mañanas, siempre llega tres minutos antes de la seis. Abre la puerta de su tienda y solo atiende por las rejitas de la puerta de fierro.

Sacude las botellas de bebidas, limpia sus vitrinas donde guarda todo tipo de golosina y limpia los andamios. Mientras alista su negocio, suele escuchar cumbia, baladas o boleros. Mientras barre, contornea sus caderas y mueve sus pies al ritmo de los Hermanos Yaipén o Agua Marina. Las baladas son sus pistas musicales para que empiece afinar la voz y cantar, pero cuando escucha boleros su tono de voz cambia, es fuerte. Los canta con tal sentimiento que quien la viese pensaría que ha sufrido mucho.

Sí ha sufrido mucho, desde pequeña. Pero ahora las cosas son distintas. “La vida siempre te da una nueva oportunidad”, dice.

Todos los días, a las 9 de la mañana, se va al mercado con su mascarilla bien puesta, su protector facial y en su cuello lleva colgada una botella pequeña de alcohol en gel. Ella atiende todo el día en su bodega, pero la hora punta es desde las once de la mañana hasta la una de la tarde.

En esas horas, las vecinas van llegando para comprar los ingredientes de su comida, cada una con su mascarilla y solo ingresan dos personas para ser atendidas. Anteriormente, sus vecinas llegaban una por una, hasta que se formaba un grupito y empezaban a molestarse entre sí, conversando de la vida y vacilándose entre ellas. Ahora extrañan eso.

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), jefe de hogar es quien más aporta económicamente y toma las decisiones financieras en el interior de las familias. Hasta el año 2017 se registró 2’867.015 que hogares del país cuentan con una jefa de familia. Esta cifra representa el 35% del total del país. Las madres solteras durante el estado de alarma enfrentan un día a día lleno de obstáculos y de preocupaciones, solas con sus hijos y con todos los gastos del hogar. No saber si en un mañana habrá algo que comer o que brindarles a los menores de casa es preocupante y el no contar con un trabajo fijo genera estrés y causa depresión.

Elizabeth ha tenido una vida muy difícil y aún la sigue viendo difícil, porque sus ingresos no alcanzan para cubrir todos los gastos de su casa. Ella, al ver que lo que gana no es suficiente, entró al mundo del maquillaje. Aparte de tener una bodega, mediante sus redes sociales, ofrece productos de belleza, y así puede conseguir más ingresos. De alguna manera u otra, ella siempre trata de ver una oportunidad de negocio en cualquier ocasión que se le presente. Las madres separadas se enfrentan al doble desafío de trabajar y cuidar de su familia.

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) en un informe sobre la situación del mercado laboral en Lima Metropolitana, realizado en el 2020 la tasa de desempleo aumentó en 147% con respecto al mismo trimestre móvil durante el 2019. En el mismo reporte se determina que la tasa de desempleo femenino superó en 1.2 puntos porcentuales a su contraparte masculina. Si bien esta diferencia es relativamente menor, debe contrastarse con los cambios en la Población Económicamente Activa (PEA), los cuales indican una caída común, pero más pronunciada en las mujeres y con una distancia de 10.7 puntos porcentuales con respecto a los hombres. Según el estudio, el porcentaje de despidos lo encabezan las mujeres, pero no solo perdieron su empleo, sino que decidieron abandonar la búsqueda de trabajo y están a la espera de la mejora del mercado.

Un gran número de madres peruanas tienen que arreglárselas solas, siendo su esfuerzo muchas veces no reconocido ni por otros miembros del hogar ni por la sociedad en conjunto.

Durante la pandemia, las mujeres e hijos pueden encontrarse en mayor riesgo de sufrir violencia de pareja y otros tipos de violencia doméstica debido a un aumento de la tensión en el hogar. De acuerdo con las cifras Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, de enero a diciembre del 2020, el servicio telefónico atendió 235 791 llamadas sobre hechos de violencia contra las mujeres, integrantes del grupo familiar y violencia sexual. El maltrato a la mujer puede convertirse en algo peor. Algunos hombres maltratadores llegan al extremo trágico de matar a sus parejas. La Defensoría del Pueblo informó que hasta diciembre del 2020 se reportaron 132 feminicidios y 204 tentativas, de las cuales 110 se perpetraron en el estado de emergencia y 37, durante la inmovilización social obligatoria a nivel nacional.

Aquí algunas respuestas de la señora Elizabeth:

—¿De dónde saca fuerzas para salir adelante en esta pandemia?

—Mi motor para seguir adelante son mis dos hijas, quiero que sean mejores que yo. Verlas profesionales es mi sueño, por eso me esfuerzo mucho, para que ellas me puedan ver como ejemplo y se den cuenta que para lograr algo es importante sacrificarse.

—¿Hay muchas mujeres que dicen deprimirse? ¿Qué les aconsejaría?

—Por la situación que estamos pasando, es fácil sentir que el mundo se te cae, peor cuando eres cabeza de una familia. Siempre hay que encontrarle algo bueno a las cosas que suceden, quizá no se dé de la noche a la mañana, pero con esfuerzo y dedicación los resultados te sorprenden.

—¿A qué se aferra usted cuándo las cosas le van mal?

—A la fe. Siempre que pasa algo negativo, me enfoco en lo que vendrá. Solo son caídas, digo, y aunque cueste uno se tiene que levantar, porque tienes motivos para luchar. El tener metas te ayuda a levantarte cada mañana, con los mejores ánimos.

En distritos del cono norte no se cumple la cuarentena de Sagasti

Febrero 11, 2021 - 21:52

La llamada Lima norte está integrada por los distritos de Carabayllo, Ancón, Puente Piedra, San Martín de Porres, Santa Rosa, Comas, Independencia y Los Olivos. En estos distritos, por lo menos, más de la mitad de la población viven en condición de pobreza y pobreza extrema. La Contraloría General de la República determinó que, hasta junio de año pasado, 214,758 hogares a nivel nacional, que viven en la misma condición de pobreza y pobreza extrema, no fueron incluidos en el Padrón de los Hogares Beneficiarios del subsidio monetario de S/ 380.00 otorgado durante la emergencia sanitaria por la COVID-19; sin embargo, se incluyó a 68,932 hogares a los que no les correspondía recibir dicho beneficio.

Esto es una muestra de que la mayoría de las familias del cono norte no accedieron al bono que otorgó el Estado. Sin embargo, hogares que tienen una buena estabilidad económica, una casa amueblada y unos buenos artefactos sí fueron beneficiados. Los vecinos de la zona de Carabayllo, Comas, Ancón y otros distritos del cono norte aseguraron no haber recibido ni una ayuda económica, pese a que viven en condiciones de riesgo, algunos sobre unas pircas en los cerros.

Desde que el presidente de la república, Francisco Sagasti, dictó aislamiento social obligatorio, la policía, serenazgos y el ejército ayudan a que esa orden se cumpla en el norte de la ciudad y otros lugares. Pero en algunos distritos como San Borja, Miraflores, La Molina, sí hay más control.  En el cono norte, estas autoridades brillan por su ausencia.

El toque de queda en zonas de nivel alto empieza a las 9 de la noche y termina a las 4 de la mañana, y solo una persona por familia puede salir para realizar actividades esenciales, como abastecerse de alimentos, abarrotes, acudir a citas médicas o conseguir cosas imprescindibles.

Carabayllo es un claro ejemplo de la falta de organización entre el alcalde Marcos Espinoza y los regidores, para que los habitantes del distrito cumplan con las órdenes del mandatario. Cuando el entonces presidente Martín Vizcarra decretó por primera vez cuarentena total en el país, la Policía, el Ejército y los serenos realizaban rondas diarias por todos los rincones del distrito. Hasta las partes más altas eran intervenidas si se detectaba que realizaban alguna actividad que genere aglomeración.

Aunque era difícil que controlen a toda la población, se pudo mantener cierto orden. Pero, actualmente no se respeta las medidas otorgadas. No son todos, pero la mayoría está haciendo sus actividades normales como si la pandemia no hubiese existido ni cobrado la vida de tantos peruanos.

La policía no pone orden en las calles de Carabayllo. Muchas veces, en presencia de la autoridad, hay personas fuera de su vivienda, padres jugando con sus hijos en algún parque, adultos tomando una gaseosita o grupitos de jóvenes conversando sin respetar el distanciamiento social o el buen uso de la mascarilla. Tal vez se dieron por vencidos al sancionar tantas veces, y ver que los vecinos del distrito aún no entienden.

Muchos adultos, adultos mayores y niños tratan de cumplir con la cuarentena, cerrando sus negocios y cumpliendo con todo lo establecido, pero, aunque tengan las ganas de quedarse en casa, no pueden porque es urgente conseguir el sustento diario. Viven de lo que ganan día a día. Arriesgando su vida, tratan de salir adelante y no hacen faltar un pan en su mesa. Pero aún existen personas irresponsables que salen por cualquier motivo.

Las fiestas o reuniones aún no paran. Muchos jóvenes y adultos aún se siguen reuniendo para pasar un momento agradable, como, por ejemplo, cumpleaños de un amigo o familiar. Toman del mismo vaso, no usan mascarillas y menos respetan el distanciamiento social. Algunos vecinos aún siguen llamando a la línea 105 para reportar este tipo de actividades, pero no son atendidos. Muchos se hacen de la vista gorda.

Otro problema que aqueja son las actividades deportivas, tal vez el estrés de estar tanto tiempo encerrados está pasando factura. Aún se siguen reuniendo para jugar vóley, apostando a un sol o dos soles, como si esa cantidad valiese su vida o una pichanga de fulbito, sin miedo al contagio. Muchos le perdieron el miedo, pero este virus sigue matando. Según el SINADEF en el país el virus ha cobrado la muerte de 97,432 personas.

Si no te dan información sobre estado de salud de un familiar, denuncie por estos medios

Enero 22, 2021 - 22:45

Los establecimientos de salud públicos y privados tienen la obligación de informar a las familias sobre el estado de salud de sus pacientes, estén afectados o no por la COVID-19, enfatizó la Superintendencia Nacional de Salud (Susalud), organismo técnico especializado adscrito al Ministerio de Salud (Minsa).

En cumplimiento de la normativa vigente (Ley N.º 29414), los familiares tienen derecho a recibir información completa, oportuna y continua acerca del diagnóstico y pronóstico médico de su ser querido. Esta potestad también incluye el tener conocimiento sobre las alternativas de tratamiento y medicamentos que se le prescriba o administre.

El Ministerio de Salud estableció disposiciones para brindar información y acompañamiento sicológico a pacientes hospitalizados con COVID-19 y sus familiares, obligación instaurada mediante resolución ministerial N.º 312-2020-MINSA en todas las instituciones prestadoras de servicios de salud (Ipress).

Los establecimientos públicos y privados que no cumplan con brindar la actualización de salud a los familiares podrían ser denunciados por incumplimiento y sancionados con multas de hasta 100 UIT, puesto que la comunicación forma parte del trato humano que debe caracterizar la relación entre el paciente y los profesionales de la salud.

Sin embargo, debido a la pandemia, Susalud recomienda a las Ipress emplear medios no presenciales para cumplir con esta obligación, evitando así potenciales contagios por COVID-19. Asimismo, los familiares deben comunicar los datos de una persona autorizada a la que se brindará la información diaria sobre el estado de salud del paciente.

Susalud recordó a los familiares de los pacientes hospitalizados que están restringidas las visitas para evitar el riesgo de contagio a pacientes, familiares y personal de salud. El Ministerio de Salud pide a la población comprensión para cumplir con esta disposición que busca velar por la seguridad de todos.

Susalud se encuentra monitoreando e interviniendo en situaciones donde se vulnere el derecho de acceso a la información. Por ello, la superintendencia ha fortalecido la permanencia física de su equipo de delegados en los principales hospitales de Lima y regiones, a quienes se les puede identificar por sus acreditaciones y chaleco distintivo, recorriendo las áreas críticas como emergencia, UCI, sala de partos, pediatría, entre otros.

La superintendencia se pone a disposición de la población, las 24 horas, todos los días de la semana, a través de la línea telefónica gratuita 113 y mediante comunicación directa por las redes sociales institucionales en Facebook, Twitter e Instagram con la cuenta @SusaludPerú. Asimismo, es posible contactarse con esta entidad, a través del aplicativo SusaludContigo y el Asistente Virtual Inteligente AVISusalud, por el WhatsApp 9846-53092.

Jóvenes luchan contra el virus y por un trabajo digno

Enero 21, 2021 - 12:45

Con un padre desempleado y una madre diabética que se expone al virus diariamente, me vi obligada a laborar por primera vez con menos de 20 años. Trabajar en un taller textil durante 8 horas no es nada fácil, tener que aprender a utilizar máquinas de costura para una inexperta como yo puede llegar a ser un poco tedioso al principio, pero una vez que se le agarra el truco, todo se vuelve más sencillo. Así como planchar ropa, luego de varias quemaduras en la mano, puedo decir que ya estoy a punto de convertirme en una experta.

Cada día me levanto con la esperanza de que la situación empeorada por el maldito virus mejore; sin embargo, todo es en vano ya que cada vez la situación se agrava más.

Así como yo, hay miles de jóvenes que buscan una oportunidad de trabajo digno. La necesidad de un empleo es tan grande que muchas veces, a los miles de jóvenes no les importa cuáles sean las condiciones laborales. Pueden llegar a no tomar en cuenta si el trabajo es formal o informal.

Un claro ejemplo de esto es el recordado caso de Jovi Herrera y Jorge Luis Huamán, dos jóvenes de 20 y 19 años, que murieron de manera trágica en un negligente incendio en Las Malvinas el 22 de junio del 2017.  Ambos jóvenes apenas habían cumplido 2 meses de haber empezado a trabajar en dicho lugar. Las condiciones de trabajo eran tan inhumanas que los encerraban en un contenedor y solo se les permitía la salida a la hora de almuerzo y cuando debían regresar a casa. 

Otro caso más reciente es el de Gabriel Campos y Alexandra Porras. Ambos jóvenes, de 18 y 19 años, murieron electrocutados mientras trapeaban pisos en la conocida cadena de comida rápida McDonald’s. Este siniestro caso ocurrido el 15 de diciembre del 2019 causó mucha indignación en la sociedad peruana. Ellos solo querían ahorrar dinero para continuar con sus estudios, pero terminaron sin vida luego de recibir descargas eléctricas por una máquina de bebidas que estaba malograda. 

Por estas situaciones y la de muchos jóvenes peruanos que sufren hoy en día, no se debe olvidar la famosa Ley Pulpín.  La ley tenía como objetivo que jóvenes de 18 y 24 años trabajen para ganar experiencia, sin derecho a un salario, hecho que beneficiaría únicamente a las empresas. Esto habría sido totalmente injusto para los miles de jóvenes que trabajan a fin de ganar una buena remuneración.

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), durante el primer trimestre del 2020, a nivel nacional había 2,844,800 jóvenes de 18 a 25 años que tenían un empleo; sin embargo, en el segundo trimestre tras el inicio de la pandemia se perdieron 1,317,100 empleos, lo que genera una caída de -46.3% durante el primer semestre del 2020. Esto ha logrado que el INEI informara que la tasa de empleo informal del Perú ha avanzado a 75,2%, es decir, 7 de cada 10 trabajadores laboran en pésimas condiciones.

La informalidad en el país ha alcanzado su pico más alto en los últimos 8 años, según señaló el INEI. La población peruana espera esperar encontrar nuevas oportunidades de trabajos formales; sin embargo, la segunda ola de coronavirus pone en gran riesgo su salud y su economía.

Aldo Miyashiro se contagió del virus

Enero 21, 2021 - 12:39

Como nadie, el conductor del programa “La Banda del Chino”, Aldo Miyashiro, desde los primeros meses de la aparición en el país del coronavirus, ayudó a la gente más necesitada realizando campañas de todo tipo. Ahora él se está recuperando de los embates del virus.

“Quiero agradecer la preocupación del público ante mi ausencia en el programa, así como las muestras de cariño y buenos deseos para el equipo que los acompaña cada noche en La banda del Chino. El lunes 18 de enero no pude estar con ustedes porque lamentablemente la COVID-19 se alojó en mi organismo. Han sido días difíciles, pero estoy aislado con los cuidados respectivos.

Aldo miyashiro se contagió del virus

Espero recuperarme pronto para poder regresar”, dijo Miyashiro mediante un comunicado.

Desde EL PERFIL le deseamos pronta recuperación.

Ministerio de Salud alerta rebrote del virus, pero se abren talleres presenciales de verano

Enero 5, 2021 - 15:42
console.debug('TRINITY_WP', 'Skip player from rendering', 'is single: , is main loop: 1, is main query: 1');console.debug('TRINITY_WP', 'trinity_content_filter');

En tiempos de normalidad, esta es la temporada en que los niños aprovechan sus vacaciones para realizar talleres lejos de los salones de clases. Pero estamos en tiempos de pandemia. La tendencia es que las clases virtuales aumenten; pero, curiosamente, en este verano, mientras las autoridades hablan de un rebrote del coronavirus, muchas escuelas optaron por iniciar sus clases de forma presencial. Tal es el caso de la natación, el vóley, futbol y otras.

Las autoridades sanitarias, con las instituciones deportivas, aprobaron el reinicio de estas actividades bajo los protocolos de bioseguridad. Como se ve en varios distritos de Lima, desde los más grandes complejos hasta los más pequeños y a pesar del aumento de casos de coronavirus, las escuelas deportivas han iniciado sus talleres de verano 2021, las cuales pueden convertirse en un foco de contagio.

La ministra de Salud, Pilar Mazzetti, dijo que existe un rebrote en el país. “Si bien no es un incremento tremendo, estamos viendo poco a poco una tendencia a que suba el número de fallecidos. A nivel de las Unidades de Cuidados Intensivos estamos observando también un incremento del número de personas”, dijo.

La curva va en aumento. En este verano el problema no solo serán las personas quienes buscan ingresar a las playas. El control también debe darse en cada centro deportivo y garantizar que se cumplan los protocolos en el desarrollo de cada taller, porque los niños son los portadores de este virus y puede ocasionar más contagio y muertes.

El Colegio Médico del Perú (CMP) advirtió que, en Lima, Lambayeque y Piura, actualmente, se encuentran en una segunda ola de contagio del coronavirus; mientras que en otras 11 regiones se ha dado un rebrote de la enfermedad.

“En Lima tuvimos esta situación de descensos de casos y no lo supimos aprovechar porque no fortalecimos el primer nivel de atención. Vemos que hay una situación alarmante en cuanto al acceso a camas de hospitalización y de UCI, sobre todo en regiones como Piura”, sostuvo el decano del CMP, Miguel Palacios.

El entusiasmo y el miedo se apodera desde los más pequeños hasta los más grandes de casa. Con la nueva variante del coronavirus en nuestro país vecino, Chile, y el ingreso de peruanos y extranjeros al país, los importante es cuidarse. El país tiene que avanzar y no detenerse por la pandemia, pero esto debe garantizar el bienestar de nuestra salud.

Desagüe inunda calle y casas en Independencia

Enero 4, 2021 - 23:27
console.debug('TRINITY_WP', 'Skip player from rendering', 'is single: , is main loop: 1, is main query: 1');console.debug('TRINITY_WP', 'trinity_content_filter');

Las calles de Independencia, en la cuadra 5 de la avenida Los Ficus, se inundaron desde las 8 hasta las 10 de la noche a causa de un taponamiento en el desagüe de la mencionada zona. Según los vecinos, las aguas servidas empezaron a llenar las pistas al promediar las 8.30 de la noche del lunes 4.

Joel, vecino de la zona y afectado por el accidente, pues parte de su casa se llenó de aguas residuales, denunció que el personal de Sedapal solo llega cuando hay problemas como el atasco de alguna tubería. “No vienen a hacer mantenimiento para que estos problemas no sucedan y afecten a los vecinos. Se debe prevenir para evitar esto, sostuvo a “El Perfil”.

Dos casas y una tienda fueron perjudicados por el desagüe y los vecinos exigieron que Sedapal cubra los gastos ocasionados. Quedaron también húmedas y mal olientes las veredas de la desafortunada cuadra.

A promediar las 10 de la noche llegó el personal de Sedapal para intentar solucionar el problema, que ya olía mal. Dos trabajadores de Sedapal limpiaron la tubería desde un buzón de desagüe cercano a la inundación. Un trabajador indicó que el atasco de las tuberías podría deberse al mercado Miguel Grau cercado a la zona afectada.

Antes de retirarse, el personal de Sedapal indicó a los afectados que la empresa enviaría trabajadores para limpiar las casas de los vecinos afectados y retirar las aguas residuales. Hasta el cierre de esta nota, los trabajadores encargados de la limpieza no habían llegado.